PEPE BIGOTES, QUÉ PASA CON LA INTERNET...


Ya no entiendo a la Internet. Recién dije, “me voy a poner a buscar data en la whiskypedia porque llegó la hora de escribir mi columna para AVC”. Lo dije en voz alta, literalmente; nunca se sabe cuándo quedó una visita olvidada en el toilette.

Cuestión que me siento, reviso un poco el panorama internacional en lo que a superhéroes se refiere, y después pongo en Google -no el que se compró un argentino, el otro-: planes aire libre villa crespo.

Cuatro palabras. Cinco, si contás bien. El primer resultado que me sale es trip advisor. Me digo a mí mismo, y a la visita que tal vez andaba descompuesta, “veamos qué dicen los gringos de nuestro barrio”. Mantengo la costumbre de considerar que todo lo que contiene la Internet, que es un invento gringo, es gringo también.

¿Y sabés qué dicen los gringos de nuestro barrio? Dos resultados. El primero… Megatlon. MEGATLON.

O sea, varias cosas. Para empezar, el temita de los decepticons me tiene ya realmente paranoico. ¿Megatlon no era el robot malo de los Transformers? ¿Cuándo puso una línea de gimnasios? Las máquinas de entrenar de los gimnasios Megatlon, ¿se transforman en robots cuando termina su turno? ¿Vuelven a su casa, cansadas? ¿Sueñan las máquinas de entrenar de los gimnasios Megatlon con humanos atléticos?

No sé. Otro motivo para alejarse del deporte… la incertidumbre respecto de qué hacen los gimnasios con toda esa energía quinética desperdiciada. Yo tengo la sensación de que por lo menos hay alguno que carga el celular con lo que otro pedalea. Te cortan unas cebollas con la prensa de pecho, que todos sabemos que no se llama “prensa de pecho”, pero algo nos imaginamos cuando escuchamos esa frase, y es eso la “Prensa de pecho”. Claramente.

Y si no están usando los caminadores para amasar algún panificado, no merecemos sobrevivir como especie. Bah, ustedes, digo. Yo, conejo. Nada que ver.

¿Y saben cuál es el segundo resultado para la búsqueda “planes aire libre villa crespo” según los gringos de trip advisor?

Algo llamado San Diego Country Club. Esto es 100% información cierta. Me tengo que creer ahora que hay un country instalado en el barrio. Somos una cancha de golf con edificios. Resulta que el 71 te deja en el hoyo 9. Los viejos no andan con bastón, llevan el putter.

Ni siquiera entendí dónde se supone que está el country club barrial. Y mirá que camino el barrio. Puedo ser distraído, pero, ¿no ver un country? Imposible. Le tengo pánico al color verde, me saltaría a la vista. Como todo el mundo sabe, el pánico son los lentes de aumento de la naturaleza. Lo que te da pánico parece siempre más grande de lo que es. A veces intento tenerle pánico a un pastel, para olvidar que solicité la porción más pequeña.

Así que no sé en que anda la Internet. Sospecho que debe andar un toque harta de sí misma, o quizás estoy proyectando. Yo sé que si yo fuera una red global de hipervínculos en pandemia me sentiría solo a fuerza de recibir tantas miradas. Porque al planeta ya supongo que no le importa que le andemos por encima. Le debe dar lo mismo humanos que dinosaurios. Otro soplo de viento.

Pero la Internet nos necesita. Sin nosotros, ¿a quién le muestra todos esos memes? ¿A quién le roba todos los datos con esos test de personalidad basados en hitos de la cultura pop?

Yo creo que al fin es por eso. Aunque sea un trabajo solitario, la Internet sabe que, si volvemos a la naturaleza, se queda realmente sola. Por eso no nos quiere mostrar buenos planes al aire libre en Villa Crespo. Quiere mantenernos pegados a la pantalla con amenazas. “Mirá que si salís a la calle hay Megatlon”. No, no, gracias, me quedo adentro…

Prefiero jugar al golf mental.

23 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo