• Pepe Bigotes, un conejo en Villa Crespo

PEPE BIGOTES LES DESEA


Mis deseos para este año son simples:

-Que a todos nos vaya bien, pero que a mí me vaya un poquito mejor que a ustedes, porque son mis deseos, ustedes hagan los suyos, aparte si no me pongo celoso, porque la verdad que es horrible cuando a uno le va bien y pasa el otro en una Ferrari descontrolado por Corrientes con la música al palo (aunque las Ferraris no tienen estéreos, lo aprendí por una anécdota increíble del Sr. Diego Armando Maradona que les contaré en otra oportunidad, cuando no estemos armando listas de deseos de años que empiezan con una calor insufrible, más si uno tiene las pieles puestas tuenti for seven, porque el estilo siempre va antes que el confort (eso lo aprendí de una anécdota de la Chiqui Legrand que tampoco viene al caso), así que mejor ponerse un hielo en la nuca que salir en las tapas de las revistas en musculosa y chancletas, porque este año también planeo conquistar el mundo de las tapas de las revistas gracias a un cuidadoso plan de exposición pública y escándalos mediáticos que me programó mi influencer, un youtuber de quince años que frecuenta el club Atlanta, el área de pileta sobre todo, que está buenísima, y no sé si lo sabían, pero en la cantina del club se come de mil maravillas, voy lo más que puedo y no es un chiste, lo más que puedo, hasta el día que me encuentre un conejo en la carta y empiece el boicot táctico, aunque la verdad que el conejo dicen es la mejor de las carnes, amarguita, pero sabrosa, y buena para aquellos que sufren del colesterol.

-Bajar el colesterol.

-Subir la bilirrubina.

-Lograr la musculatura que siempre soñé, al estilo Rocky en las primeras películas, esas que eran cine de autor, así de última si me agarran en musculosa en la playa el título dirá “Pepe Bigotes, un sueño hecho realidad”, o algo así elogioso, no sé, no se me da muy bien el periodismo.

-Mejorar mis aptitudes para la ópera, tanto desde el lado de la apreciación como del canto, hay algo en ese lirismo que me parece que está bueno, pero me perfora el tímpano cuando gritan y sufren en zonas tan altas del espectro sonoro, quizás porque tengo las orejas demasiado finas, mi vieja siempre me decía que soy un conejo fino, y por eso creo que el mundo de la ópera es mi próxima conquista (además de las tapas de revistas).

-Leer un libro entero, quizás dos, que no tengan dibujitos. Viene difícil el tema de la cultura.

-Ver películas que no contengan superhéroes. Otro tema difícil, porque veo el fixture del año y mamita querida, el que no vuela tira lasers por la nariz.

-Aprender a “cocinar” sushi. Es rico el sushi, y dicen que si lo hace uno, mejora la relación costo-efectividad.

-Hacer más listas. Las listas son lo más.

Eso es todo. Y que el barrio sea una fiesta, pero loco, aprendan a hacer fiesta temprano que los chicos empiezan la escuela, y los padres tenemos una fragilidad de nervios en marzo que capaz salimos a la terraza con la bazuka ante cualquier provocación. Ah, y que Miauricio se ponga las pilas y afloje con… todo eso que está haciendo, que así no llegamos a Abril.

Amén.

686 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo