• Tamara Tenenbaum

VILLA CRESPO



Abajo de mi casa nueva, en la esquina, hay una florería. La atiende un matrimonio de viejitos, los dos de pelo completamente blanco. Ella usa rodete y un delantal a lunares que parece de cocinar o de hornear cosas, como si fuera más panadera que florista, y abajo de los delantales siempre vestidos también estampados. La conjunción de los lunares con los otros motivos le dan una cosa kitsch involuntaria que mis amigas están siempre tratando de hacer a propósito. El marido casi siempre está de enterito de jean y camisa abajo, un look como de granjero norteamericano. Son una pareja vistosa pero no reparé en ellos hasta que noté que tenían un pizarrón colgado en el puestito de flores.


El pizarrón siempre está escrito. A veces hay ofertas: “A 20 pesos los jazmines”, “Sólo por hoy: 6 rosas de tallo largo a 60 pesos”, “dos ramos de fresias (grandes) a 50 pesos”. Algunos días hay avisos: “Hay tulipanes” o “Llegaron los jacintos”. Otros son alusivos a las cosas que están pasando: el primero que noté fue el que decía: “Feliz comienzo de clases les desean Sus Floristas”. Poco después vino “Jag Sameaj” en Pesaj, y para entonces ya se me había hecho costumbre, cada vez que iba para ese lado, chequear el pizarrón antes de doblar hacia Scalabrini. Pasaron “Adiós al verano”, “Hay flores para las pascuas” y “Hoy es el día de los veteranos de Malvinas”, así, con esa sintaxis, como contándolo.

Una noche de mucho calor que no me podía dormir bajé a dar una vuelta con la excusa de comprar un chocolate o una Coca Light. Eran casi las 3 de la mañana, pero en la florería había luz. Me acerqué y me imaginé un par de historias durante el medio minuto que me tomó llegar: el barrio estaba con problemas de electricidad, tal vez habían tenido un corte y habían venido al puesto a leer o a calentar agua para el mate. O quizás tenían un hijo, o incluso un nieto, que usaba el puesto para parar con sus amigos. Finalmente la vi: una chica visiblemente embarazada, de unos veinte años o tal vez menos, con el pelo teñido de naranja y los dientes de adelante chiquititos, como si le hubieran sacado la mitad y ella se los hubiera emparejado después, sentada en la puerta de la florería del lado de adentro, burocrática y majestuosa, mitad princesa mitad secretaria. Nieta, supuse mientras hacía cálculos mentales, tratando de recordar con exactitud las caras de los floristas, las arrugas, las manchas en sus pieles.



*Este es un fragmento del libro Todas nuestras maldiciones se cumplieron, de Tamara Tenenbaum, publicado en 2021 por Emecé y Notanpuan.

@tamtenenbaum

116 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo