top of page
  • Foto del escritorAVC AMO VILLA CRESPO

ILUSTRO PARA NO OLVIDAR

Ilustro para no olvidar es un proyecto que lleva adelante Natalia Kerbabian, arquitecta y artista, para -a través de sus dibujos- despertar conciencia, honrar y preservar la memoria de arquitectura patrimonial que hoy, a pesar de estar protegida, es demolida o está en riesgo de serlo.


Según la ONG Basta de Demoler, más de 150 inmuebles históricos fueron demolidos en los últimos 15 años. Además, más de 200 lugares corren peligro de sufrir el mismo destino. Sin dudas es un problema de políticas, ya que el Gobierno de la Ciudad no solo desestima espacios que están protegidos por ley, sino que el foco sigue puesto en el negocio inmobiliario sin importar valores sensibles como el patrimonio intangible, la memoria y las historias de barrios y familias que fueron proyectadas en esos espacios.


Charlamos con Natz por teléfono, el día después de ver su muestra de ilustraciones en Chimera con una selección de dibujos en pequeño formato de casas y espacios de toda la ciudad que lamentablemente ya no están. Un diálogo muy lindo donde compartimos miradas sobre la vida, los proyectos y lo valioso de tejer redes.


¿Cómo se unen tu trabajo de arquitecta con tu labor como artista?

Yo siempre dibujé, y después estudié arquitectura. Nací artista pero le quise dar una forma más estructurada. La arquitectura me encanta y me dedico a eso, pero también al arte. La ilustración siempre fue para mi una forma de manifestación, como el bordado, como el trabajo en la madera. Entonces tengo varias facetas, y esto lo empecé a observar post pandemia, cuando salí a la calle de vuelta, viendo cantidad de arquitecturas que nos identifican cambiadas o por demolerse, y en buen estado. Me pareció algo totalmente absurdo, vergonzoso, de una incoherencia absoluta. Dije “esto no está bien, es matar algo que está bien, bajarlo en buen estado; es perturbador”. En el 2021 fui acumulando esto de “ver y no creer”, y cuando en junio de 2022 presencié una demolición que me parecía que nunca iba a suceder, que me parecía absurda (aunque estaba el cartel del proyecto), ahí me cae la ficha. Entonces Condenso todo esto que venía rumiando, y ese mismo día me pongo a ilustrar. Grabo un video en la cuenta de mi emprendimiento Kuklas, que nace cuando nace mi hija. Kuklas son objetos inventados por mí, tejidos, una parte mia q no viene de la arquitectura más dura. Ahí le cuento a mis seguidores que voy a empezar a subir ilustraciones que eran de patrimonio que no estaba más; les cuento que veía que estaba pasando esto y si lo habían notado, que me parecía una locura, que era parte de nuestra identidad y lo estábamos perdiendo.


¿Así nace Ilustro para no olvidar?

Si, el 6 de junio me baja el nombre, muy literal,


como si canalizara una data. Ilustro para no olvidar es todo muy literal, es el impacto. El instagram de Kuklas estalló y me tuve que abrir una cuenta aparte. Le clavé el nombre y lo hice; y lo vio Male Pichot, Matías Martin, Maitena… y la cuenta creció de golpe. Ahí yo me tuve que acomodar. Primero no paraba de ilustrar, todos los días. Después empecé a recibir información de toda la gente, llegaba por todos lados.




Es que hay un vacío muy grande para los ciudadanos. Hay una necesidad de escucha que no se cumple del lado del Estado… esto genera desesperación.

Me viene una imagen muy clara de alguien gritando y que no le sale la voz, y del otro lado alguien blindado. Son decisiones de poder muy grandes que parecen impenetrables. Vos estás gritando y ni se escucha tu voz.


¿Qué crees que pasó con Ilustro… que tuvo ese impacto distinto al que tienen las ONG que luchan desde lo institucional para frenar esto?

Creo que fue tal vez un canal para un montón de gente que por ahí ya estaba quemada de la info dura, y encontró un lugar donde canalizar.


Hoy un barrio deja de ser el barrio que conocimos y todo se parece a lo mismo… Muchas de las arquitecturas que ilustrás son edificios protegidos por ley, anteriores a 1941 y, sin embargo, desestimados…


Si, el lugar deja de ser lo que era y no es nada. Es lo mismo que después vayas a pasar por Palermo, Villa Crespo o por Paternal. Hay además una falta de respeto absoluta de la vida en buen estado. Desde la tala del árbol hasta la demolición de una arquitectura que tiene una carga cultural e identitaria y la demuelen como si nada. ¡Y está en buen estado!! es decir, la podés reformular, repensar, reintegrar.


¿Por qué te embarcaste en el proyecto? ¿Cuál sentís que es tu misión?

Después de 7 meses me di cuenta de que además de la necesidad interna -porque sino explotaba yo-, fue algo que hice por amor a la vida, no por un interés, y eso llegó. Después me di cuenta de que en realidad servía también para muchas otras cosas: para generar debate, para concientizar, para ablandar la vista de personas que antes no estaban viendo, para tocarles fibras a personas más mentales que no estaban conectando desde la parte patrimonio intangible y emocional y, en el medio, todo lo que quieras: charlas de facultad, charlas de patrimonio, talleres que se están armando, dos libros y mi sueño: que empiece a reflejarse en las leyes. Si cumplo la misión me muero tranquila: que las leyes que hoy resguardan patrimonio se afecten positivamente de toda la calidad de patrimonio intangible y emocional que la ciudadanía está pidiendo a gritos y que no se está teniendo en cuenta como parámetro de elección y conservación.

Ahora todavía está muy dura la cosa, en academicismos y cuestiones de información más técnica o historicista; incluso originalidades.. ¿qué es esto de que "no es original"? Hay que revisar bocha de cosas y además dejar bien en vista la corrupción que hay.


Las leyes existen, el tema es que no se cumplen. Se trata de quién toma esas decisiones y en función de qué…

En twitter (porque también me abrí un twitter) se armó re lindo porque me sigue una antropóloga y una filósofa, y ambas empezaron a organizarse para ver si se podían tomar en cuenta las disciplinas de filosofía y antropología para el proceso de selección de protección patrimonial ¡y me pareció excelente! ¿Cómo es que no hay ni un antropologo, ni un historiador, ni un filosofo? ¿Si no sos urbanista o arquitecto entonces no entendés nada? ¡No! Si el barrio tiene un montón de relatos que tienen que ver con la cultura, con la forma de vida, de habitar, del tango, o de lo que se te ocurra, eso también es antropología. Entonces que se vuelva más interdisciplinario y que se afine el método de selección de conservación me parece estupendo. Y ahí ya se están organizando.


Cuando son proyectos genuinos que nos interpelan de repente se arman cosas que de otro modo no sucederían, ¿no?

Una persona en la muestra me dijo "No aflojes, tenés la magia de reunir puntos". Y en Chimera pasó eso, se encontraba gente, y la gente se va organizando.


En tu Instagram un señor dice acerca de un dibujo del barrio de Belgrano "Yo viví toda mi vida en la casa del medio". Cuando ves un espacio que ya no está y tenía un sentido, te toca en el cuerpo…

No te hallás, no podés volver a tu casa. No estamos diciendo "que quede todo igual, perfecto, no me toques nada". Estamos diciendo: "un poquito de conciencia en la forma de mantener la historia, un poquito de estima a la memoria, siendo coherentes". ¿Se cae abajo? ¿se va a morir alguien? ¿o no se cae abajo? ¿Tiene materiales insanos? ¿Cómo queremos vivir? ¿con qué altura? ¿talamos todo? ¿No vemos el cielo? Son cosas que se empiezan a jugar.

Para mi en la ilustración, que también es arte, hay algo de la infancia y la lucidez de la infancia. Viste que muchas veces dibujamos lo que vemos, y en la infancia es más fácil dibujar, no tenés tanta traba. Y creo que la ilustración tiene algo de eso, de la inocencia de volver a ver lo que ya no está, y con esa nostalgia. No porque el mío sea un proyecto nostálgico. Ese momento es una forma de recupero, pero también hay algo del trazo.El arte es arte, en los diferentes mundos, pero cuando el arte manifiesta, te pasa algo, es eso. Creo que a mi la maternidad en ese sentido me ayudó, cuando nacieron mis hijos ablandé el pulso. Me re sirvió para darle este toque y seguir así. No volví al trazo anterior, más duro, de arquitecta. La maternidad se encontró con la infancia, y ahí creo que se unen los tiempos, y por eso tambien impacta tanto, yo siento eso. Reconectar con la infancia es volver a la casa de una, y ¿si la casa ya no está? Hay algo ahí mágico, te deja mirando la ilustración, no te vas.


Hablando del trazo, ¿cómo dibujás?

Arranco a mano. Si estoy muy impulsiva, empiezo en una carpetita, ya voy llenando 3 cuadernos A5, y cuando estoy en casa más tranquila, cuando dibujo arquitectura ya demolida o que está muy lejos y no puedo ir, dibujo sentada en hojas tipo canson acuarelables tamaño carta. Nunca me salió el arte muy gigante, laburo más en lo pequeño. Después digitalizo y acuarelo en digital, que es lo venía haciendo en Kuklas hace más de 8 años, entonces ya lo tengo incorporado como proceso.


¿Qué barrios ves que son los más en vías de extinción patrimonial?

Flores está perdiendo bocha de art decó barrial, La Paternal, Villa Devoto, Santa Rita, Palermo tengo colección.. Belgrano ya estaba detonado y lo están reventando, Nuñez, Barrio norte, Recoleta, las bajas que hay! San telmo también, el casco histórico.


¿Algún caso emblemático que te haya llamado más la atención?

Simbólicamente tengo casos muy, muy fuertes. Como una casita de adobe, que se construyó hace muchos muchos años cerca de laex Penitenciaría Nacional en Parque Las Heras, y está en venta y desestimada. Es la última casita de adobe que hay que narra esa historia, ese tiempo. Y si bien no está en recontra buen estado, como otras que ilustro, para mi simbólicamente es muy importante. Es como borrar la historia, porque ni siquiera queda una placa, algo. Ya ni sabés qué había, y eso también es un dato.

Y el otro caso es la Escuela taller. Demolieron una construcción centenaria que enseñaba oficios de antaño. Demolieron una escuela activa de oficios de antaño para restauración de patrimonio, para que pase el Metrobus. La vez pasada vi una historia en IG donde el Gobierno de la Ciudad decía: "Aprendé oficios de restauración, anotate en la Escuela taller" y la Escuela taller que están ofreciendo es una escuela que es otra, que no tiene nada que ver con la Escuela taller que demolieron, que era una arquitectura patrimonial. Es fuerte de ver.

Cuánta negación, no hablemos de lo que había, mejor que ni te enteres…

Es muy impactante, te muestran gente restaurando y una escuela taller que no es la de siempre y que no es patrimonial, porque la demolió el Gobierno de la Ciudad y ahora ni siquiera va a pasar el Metrobus ¡van a construir algo! Hay un manoseo que a veces se comparte de manera siniestra en los mensajes desde el gobierno. Eso es fachadismo, hacen "que parezca", entonces te dejan solo la fachada de lo que estaba antes, y el proyecto nuevo no tiene nada que ver, ni siquiera dialoga con lo que había.


¿Sos porteña, te gusta vivir en la ciudad?

Soy porteña, y siempre me quise quedar. Pude pensarme en otro lugar pero nunca me pude ir, y ahora pienso que fue por algo. Hay un amor con esta ciudad que es muy única, es muy múltiple, multi-cultural, multi-tiempo, multi-todo. Está el verde, que también lo están aniquilando, pero queremos vivir acá. Cada vez es más caro, más difícil y de menos calidad, pero no nos queremos ir. Y la ciudad sí puede ser un buen lugar para vivir. Así que si, soy porteña y me pienso quedar.


¿Cómo sigue el proyecto?

Estoy ilustrando todos los barrios (Vengo atrasadísima con las demoliciones, tengo para tres años), algunos barrios como la Boca tienen bajas graves y todavía no pude empezar.

Tengo un proyecto de dos libros, uno compartido que en breve podré comentar más, y el de Ilustro para no olvidar para el que tengo que arrancar con las memorias relatadas de las personas que están compartiendo secuencias de vida y datos histórico-emocionales en esas casas o en esos barrios. Eso va a llevar más tiempo pero estamos en eso. Lo voy viviendo del dia a dia, para no perder el eje. Y después porque hasta que no se confirman las cosas, tampoco son. Mi misión es ilustrar y generar estos lazos.


Cerrando la charla le digo a Nats que al ver sus dibujos en la muestra me volvió el recuerdo de espacios que había olvidado que alguna vez habían estado ahí, y con él las sensaciones de ese otro tiempo. Me dice que cuando demuelen, es de un dia para el otro, y pasan los días y vamos perdiendo registro, seguimos con nuestras vidas. Duro pero real. Por suerte y sin dudas con Ilustro se empiezan a tejer nuevos puentes y va a quedar huella, huella de un tiempo que se va borrando si no seguimos gritando hasta hacernos escuchar.


Desde el 8 de abril y por un mes, la muestra se podrá visitar en el C.C. Nueva Uriarte y luego volverá a Chimera, Tres Arroyos 402.

Para colaborar, podés invitar un cafecito via Instagram en @ilustroparanoolvidar y recibir un dibujo, con 3 cafecitos recibís el poster en alta para imprimir y por una suma mayor, lo recibis impreso directamente.


Comments


bottom of page