• Malena Higashi

JAPÓN EN VILLA CRESPO (SEGUNDA ENTREGA)


La línea B de subte, tan característica del barrio, tiene entre sus formaciones vagones japoneses. Se trata de coches Mitsubishi que antes pertenecían a la línea Marunouchi del subte de Tokio, fabricados entre 1959 y 1964. Hay un mito urbano que dice que si esos coches no hubieran sido adquiridos por el Estado argentino, hubieran sido arrojados al mar para convertirlos en arrecifes de coral. De a poco el subte va cambiando y entre los vagones rojos se cuela cada tanto uno amarillo. ¿Serán estos vagones japoneses especies en extinción? Si te toca la suerte de subirte a alguno, entre los carteles de propagandas podrás encontrar huellas niponas. El botón de emergencia, por ejemplo, aún conserva sus instrucciones con ideogramas japoneses. Línea B Recorrido Villa Crespo: Dorrego - Malabia (Osvaldo Pugliese) - Ángel Gallardo

Cuando pasás por “Mamimirá” lo que llama la atención no es este curioso nombre si no la vidriera atestada de parafernalia rosa. La cara de Kitty aparece en cuanto producto o juguete puedas imaginar. “En los 90 era Garfield. Pero abrí el local hace siete años y desde ese momento vendo cosas de Kitty. Kitty es Kitty y va a seguir siendo ella de acá a cien años, es algo que no muere”, dice Eduardo, dueño del local. ¡Acá se consigue la tostadora que tuesta el pan con la cara de Kitty! A la hora de señalar los ítems más bizarros, Eduardo no lo duda: “Una huevera para hacer huevos duros y un adaptador para el inodoro”. Mamimirá: Malabia 374

Entre galpones y curiosas casas, en una zona del barrio poco transitada, se encuentra la librería Punc. Hay grandes joyas del diseño y el animé japonés. Entre ellas Poster art de Tadanori Yokoo, Alabaster de Osamu Tezuka (el creador de Astroboy), libro muy recomendado por Diego Parés, que en el muro de FB de la librería escribe que “Vale su peso en oro”, Galería de horrores de Hideshi Hino, Una vida errante de Yoshimiro Tatsumi, Kanikosen de Takiji Kobayashi y Go Fujio. Este me llamó especialmente la atención por la nitidez fotográfica de su ilustración de tapa. Kanikosen significa literalmente “el cangrejero” y es una adaptación de la novela proletaria de Takiji Kobayashi, relato de una rebelión a bordo que termina por convertirse en una fuerte crítica al capitalismo. Hay también libros infantiles: Alex quiere un dinosaurio de Hiawyn Oram y Satoshi Kitamura, Ardilla tiene hambre, también de Kimura y El teléfono de las ardillas de Kazue Takahashi. Además de cómics e historietas niponas hay remeras de personajes japoneses, muchas películas de Studio Ghibli (Totoro, Princesa Mononoke, El viaje de Chihiro, etc.) y también otros clásicos del animé como Paprika, La tumba de las luciérnagas y Tokyo Godfathers... ¡Hay mucho Japón atomizado en Punc! Punc: Dr. Luis Belaustegui 393 FB: historietas punc

En una caminata por el barrio, pasando por The Cretin Club veo brillando en la vidriera las zapatillas de la mismísima Sailor Moon. Revolviendo los percheros de ropa fueron apareciendo prendas que remiten a Japón: una remera con el poster japonés de Star Wars que brilla en la oscuridad, calzas de Kitty, un vestido de la marca Mamushka que lleva el nombre “Japón”. Entre los estantes de muñecos hay uno de Astroboy. Mario abrió el local hace cuatro años. Venía de La Paternal y decidió instalar el local en el barrio que siempre le gustó. The Cretin Club Aguirre 509

El Butoh es una danza de los años 50 que se propuso pensar un nuevo cuerpo que no podía estar ajeno a las repercusiones y los cambios que trajo la posguerra. Andrea Chama retoma esta tradición y da clases basadas en la improvisación y la composición. Enseña en La Huella (Bulnes y Guardia Vieja), La Casona de Humahuaca (Humahuaca y Sánchez de Bustamante), Parque Centenario y un estudio en Villa Crespo (dirección por Inbox). Sobre su relación con esta danza, cuenta que empezó a practicarla hace 16 años, en la búsqueda de la fusión de la danza y el teatro. “Venía indagando y formándome mucho en ambas disciplinas y no me hallaba del todo. Entonces encontré en el Butoh su profundidad y libertad en el lugar de partida para la improvisación y composición, y en su propuesta de escucha y vacío”. Andre tiene además un vínculo especial con el barrio: “Mis abuelos y mi vieja vinieron de Polonia, después de la guerra, directo a Villa Crespo; pasé mi infancia jugando en la vereda de mis abuelos y trepando la higuera de los vecinos, y ahora estoy volviendo otra vez al barrio”. Danza Butoh FB: Andrea Chama Mail: andre_chama@yahoo.com.ar Sobre la avenida Estado de Israel hay una selección de restaurantes con sabores del mundo: La Arepera, Garbis, Dale Perejil al Toro, El Farol… Y no podía faltar el de comida japonesa. A metros de la avenida, sobre la calle Rocamora, está Hikaru. La luz tenue, la atención correcta y el poco ruido que hay en el lugar lo emparentan con Japón. Pablo Nohara abrió sus puertas en el 2009 junto a su socio Enrique, en el mismo lugar en donde antes funcionaba la tintorería de sus padres. La carta ofrece una variedad de comida fusión en donde los rolls y los combinados de sushi y de sashimi son los protagonistas. Para picar hay opciones de platos calientes como gyoza y yakitori. Hikaru Resto & Sushi store: Rocamora 4584 Delivery y reservas: 4866-0046/68 FB: Hikaru-Resto-sushi-store

LEER JAPÓN (PRIMERA ENTREGA)

174 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

© 2014-2020  AVC amo villa crespo.

Director y editor propietario: María Agustina Stegmayer, Dirección legal: Galicia 939, CABA.

info@amovillacrespo.com.ar. 

ISSN 2545-7675. © Dirección Nacional del Derecho de Autor: Registro Nº 5344153

AVC Amo Villa Crespo es una publicación cultural de distribución gratuita del barrio. Edita una revista digital y esta página web. Además realiza los tours AVC, Brilla Crespo Sustentable y es parte de el colectivo CLIC Villa Crespo.