• Por Agus Stegmayer

LA RUTA DEL PASTRÓN

Recorremos el barrio para mostrarte los mejores lugares dónde comer hot pastrami y dónde comprar el pastrón casero para preparar el famoso sandwich en tu casa.

El mes pasado se celebró la semana del Hot Pastrami. El pastrón es una carne roja, generalmente de ternera, curada en salmuera con muchas especias. La receta llegó a Estados Unidos en la segunda mitad del S. XIX de la mano de los judíos de Rumania y Besaravia que emigraron y se instalaron en Nueva York. Allí, la palabra original en Yiddish (pronunciada pastrome), mutó a pastrami tal vez como una imitación del salami italiano. Este sabroso fiambre comenzó a servirse en sandwich, con pepinillos y mostaza dando origen al famoso hot pastrami.

En Buenos Aires, Villa Crespo es tal vez el barrio con la mayor -y mejor- oferta de pastrón casero. Para comer ahí o para llevar, La Crespo (Vera esq. Thames) tiene un hot pastrami que sin dudas se cuenta entre los mejores. El sandwich trae 200 grs. de pastrón caliente con pepinitos, cebollitas caramelizadas, aderezado con mostaza de Dijón en pan multicereal. Aunque por su merecida fama se puso un poco salado de precio, está tan bien preparado por la chef Clarisa Krivopisk, quien aprendió la receta de la mamá de su papá, que solo basta tenerlo en frente para olvidarse del precio.

Malvón (Serrano 789) también decidió hacer honor al barrio con su propio hot pastrami, servido en el pan NY Deli Rye, que ellos mismos preparan. El Chiri de Villa Crespo (Velasco 806) también instaló su sandwich de pastrón casero con la receta familiar y está entre los preferidos del barrio.

Para quienes prefieren comprar el fiambre y prepararlo en casa, lo importante es asegurarse que sea pastrón casero. El Almancén Don Elias vende el pastrón y además ofrece la carne para prepararlo en casa. También el pan, los pepinos y la mostaza perfectos. Este rincón es para muchos el secreto mejor guardado del barrio, pero entre vecinos...quedan avisados. Lo de Rut o Rut's Catering (Loyola 211) es un pequeño local atendido por sus dueños. Aunque el personaje máximo es él, la preparación del pastrón está a cargo de Rut, quien hace uso de la receta que estuvo siempre en la familia.

Una parada imprescindible si hablamos de comida tradicional judía es El Sabor de la Niñez (Lavalleja 770), con muchas cosas ricas y un muy buen pastrón casero para llevar. El Ciervo de Oro (Julián Alvarez 516) es de las más tradicionales confiterías del barrio, y ofrece un pastrón cinco estrellas. Muy cerca de Av. Corrientes y Scalabrini, sobre L.M. Drago está Delicias, un localcito atendido por sus dueños que también ofrece un rico pastrón, pepinillos y mostaza a muy buenos precios. Después, basta con sumar un rico pan camino a casa para hacer la experiencia completa.

RECETA PARA PREPARAR EL PASTRÓN EN CASA

Por Vicky Alalú

1 Se toma una tapa de asado, se desgrasa, se sazona con laurel, 2 ó 3 dientes de ajo, pimentón dulce, ají molido, pimienta negra y sal gruesa o salitre.

2 Se la coloca en una asadera, con agua hasta la mitad de la altura de la carne y se tapa con papel film.

3 Se macera en la heladera durante 2 días, dando vuelta la carne 1 vez al día

4 Se cocina en el horno, a fuego medio, y al sacarla se la unta de un solo lado con un chorrito de aceite de maíz y pimentón dulce.

5 Se sirve caliente con pepinos o fría como fiambre para tu Hot Pastrami casero.

3997 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo