top of page
  • Foto del escritorJulieta Mortati

REARMAR UN MUNDO

Julieta Mortati, editora de Tenemos las Máquinas y vecina del barrio, escribe una reseña sentimental acerca del libro El viento entre los pinos de su amiga Malena Higashi.



Recién había empezado el invierno y el frío apareció intempestivamente como aquel viejo fantasma que cruza por la esquina un año más. Malena me escribió un mensaje: “Necesito verte. Pasó algo y estoy muy angustiada”. Me dijo que estaba lista y salía para casa. Se tomó un taxi a San Telmo y en media hora estábamos las dos emponchadísimas sentadas en un café. Afuera ya había oscurecido y el viento hacía chirriar los carteles de lata.


Malena tenía los ojos rojos e hinchados de tanto llorar y la mesa se iba llenando de pañuelitos blancos como copos de nieve. Yo esperaba lo peor. La tomé de la mano. Por suerte, rápidamente rompió el hielo y me dijo: “Fui aceptada para estudiar en la escuela de Urasenke. Tengo la posibilidad de irme a estudiar un año a Japón”. Exhalé y tomé el primer sorbo de té.

Mi amiga tenía miedo. Hacía pocos meses había comenzado la relación con Javier, recién se había mudado a un departamento que le había costado mucho conseguir, esta decisión podía postergar su deseo de maternar y no sabía cómo iba a hacer con las cuentas si renunciaba a su trabajo fijo en un organismo público (y asegurado) en el Estado. Por supuesto, que mientras lo contaba, sabía que la decisión de irse ya estaba tomada, y la angustia, en verdad, era vértigo ante un cambio tan ansiado en su vida.

Fue y parte de esa experiencia en el programa de extranjeros Midorikai en la escuela Urasenke está contada en su primer libro El viento entre los pinos, que acaba de publicar en una bellísima y cuidada edición la editorial Fiordo con dibujos de Nicolás Stimolo.

La relación de Malena con el té comienza mucho antes de ese viaje: su abuela, Emiko, fue sensei en la Escuela de Urasenke de Argentina por 35 años y Malena la acompañó en las prácticas por mucho tiempo. Al principio, en modo automático como una actividad más que acomodaba quizás porque había que hacerlo al ser “la nieta de”. Pero ese viaje, esa vuelta a los orígenes, hizo que ella pudiera resignificar la práctica para convertirla en un modo de transitar la vida y la tradición heredada desde un lugar propio y no de imposición ni de carga. “Era cuestión de apropiarme de eso que también formaba parte de mi historia. A veces sentía que lo que me frenaba era no poder estar a la altura de mi abuela. O más aún, que el té que tanto disfrutaba perdiera su sabor y se volviera una obligación”, escribe.

El viento… escrito de una manera delicada, atenta en los detalles, lleno de estímulos sensoriales, pudo haber tenido la estructura de un libro de viajes donde uno deja todo y cambia su vida o un libro de autoayuda para transitar la rutina con mayor tranquilidad, pero es mucho más interesante que eso. Es un registro fundamental, por primera vez escrito en español, sobre la ceremonia del té japonesa que data desde el siglo XVI, en el que se cuenta la relación de una persona con la tradición a la vez que se hace una descripción minuciosa sobre la esencia y principios de una práctica. Pero lo mejor es que no intenta convencernos de nada: ni que el matcha nos hará vivir 100 años, ni que acceder al estado mental que supone la ceremonia nos acerca a la verdad, incluso, aunque probablemente así sea. Sino, nos invita a tomar un té, disfrutar un encuentro y “una práctica en donde lo que verdaderamente importa es el vínculo con los demás”. Tan simple y profundo como eso.

En Japón, Malena se encontró en un país en el que cabía perfectamente: “Los autobuses en Japón son pequeños. Creo que un occidental estándar no entraría bien en el asiento. En cambio, yo sentía que estaba hecho a mi medida”. Por supuesto que en la lejanía, la relación con su novio reciente se enriqueció (él la fue a visitar y a su regreso se casaron), no extrañó ni por un día su trabajo, como tampoco se postergó su deseo de maternar ya que quedó embarazada a los pocos meses de su regreso.

Creo que esta frase encierra el movimiento que hace Malena a través del camino del té: “Explorarse a uno mismo siguiendo las reglas de la tradición, romper las reglas de la tradición y dar un paso adelante”, parafraseando al ceramista Kichizaemon. El final es conmovedor. Logra lo que hace la mejor literatura: rearmar el mundo.

Aunque no se lo proponga, este libro chiquito (a la manera de Tamara Kamenszain, una de las autoras favoritas de Higashi), que entra en la cartera de la dama y también en el bolsillo del caballero, es para tener siempre cerca. A mí me hace pensar en lo importante que es armar un refugio amable con uno mismo de forma diaria. Desde que salió, lo llevo tan cerca mío que las páginas de mi ejemplar tienen manchones de té que parecen países de mapas antiguos.


CONSEGUILO EN LIBRERIAS DEL BARRIO.

bottom of page