SARKIS

El restaurante Sarkis no necesita recomendación, pero no puedo evitarlo. Seguramente tengan que esperar, pero una vez adentro todo funciona. Falafel, hummus, musaka. Los mozos —todos hombres, todos de negro— desfilan con la actitud del experto sabiendo que lo que traen entre manos es exquisito. ¡Y los precios están muy bien! Thames 1101.